Terapia Gestalt

El objetivo de la terapia gestalt es acompañarte a través de tu proceso de darse cuenta de tu manera de responder al mundo a tu alrededor. Poco a poco te das cuenta que lo que te parecía pertenecer al mundo externo son en realidad partes de ti misma. Identificar y reapropiarte de esas partes de tu personalidad te ayudará a completarte y te hará capaz de enfrentarte a cualquier situación en el aquí y ahora.

Cambio de actitud

Los cambios en tu manera de vivenciar tus experiencias y el mundo externo serán el resultado de un largo proceso iniciado por la actitud del terapeuta. El terapeuta te guiará hacía el darse cuenta de los motivos inconscientes de tus reacciones a tus asuntos, pasados y presentes. Las palabras claves en este proceso son darse cuenta, el presente y responsabilidad.

Darse cuenta

¿Cómo puedes hacerte consciente de los mecanismos que interfieren en tus interacciones con los demás? Aquí no es suficiente que alguien te lo diga. Lo importante es que tú misma lleges a ver lo que estás haciendo y porqué lo estás haciendo. Una vez que te des cuenta ya no hay marcha atrás.

El proceso terapéutico consiste en reorganizar tu vida interna para asimilar la nueva perspectiva sobre ti mismo. Poco a poco, tu actitud y comportamiento cambia para adaptarse a tu nueva consciencia.

Aquí y ahora

El presente es el único espacio donde podemos actuar. El pasado ya no está y el futuro es desconocido. Vivir en el pasado respondiendo a cada nueva situación de la misma manera que era buena en la infancia suele costar mucha energía y resultar ineficiente para ti en el aquí y ahora.

El pasado es importante y se trabaja todo lo que es necesario en la terapia. Sin embargo, el pasado no sirve para justificar el presente. La única manera de dejar de sentirte la víctima de tu pasado es hacerte responsable de tu pasado.

Responsabilidad

Aceptar la responsabilidad de tus emociones, pensamientos y acciones es uno de los pasos básicos hacía cambio de actitud. Asignar esta responsabilidad al alguien u algo fuera de ti es igual a privarte de la posibilidad de funcionar como un ser humano autónomo.

Responsabilizarte de tus estados internos te ofrece la libertad de responder adecuadamente a tus emociones. Lo más importante es expresar lo que sientes. Las emociones que no se expresan se acumulan como tensión en tu mente y en tu cuerpo. Frecuentemente esta tensión se somatiza como dolores de cabeza o una gripe.

En terapia Gestalt la responsabilidad significa mucho más que puntualidad y pagar las facturas. Responsabilidad significa vivir sin la necesidad de apoyos externos como el reconocimiento de tus padres la aprobación de tus amigos y de tu jefe o el apoyo emocional de tu pareja.

Anuncios